Primer parque fotovoltaico de EPI INDUSTRIES family of companies

En el mes de octubre de 1989 se inauguró la sede central de la empresa EPIDOR S.A., actualmente integrada en el Grupo EPI INDUSTRIES family of companies.

Antoni G. Cammany apostó por un arquitecto joven, Pere Mariages, para materializar lo que había de constituir parte importante de su legado. Entre las premisas para diseñar el edificio,  había una que destacaba en aquellos momentos: quería las cubiertas planas con el fin de que se pudieran instalar a futuro nuevas tecnologías que aprovecharan la energía solar. 

Desde ese momento hasta la actualidad,  nuestro grupo de empresas ha sido siempre fiel y comprometido con nuestros valores corporativos,  y la sostenibilidad ha sido y es uno de ellos.

Esta sensibilidad nos ha llevado, 31 años después, en este excepcional año 2020, a hacer realidad el sueño de nuestro padre. La aprobación de la Agenda 2030 por parte de las Naciones Unidas, el impulso legislativo en el estado español de las energías renovables, la evolución de las tecnologías solares y la firme apuesta actual de la Unión Europea en la Green Deal, han sido los detonantes para poner en marcha nuestro primer Parque Fotovoltaico de EPIfoc.

Esta inversión se alinea totalmente con el ODS 7: Energía asequible y no contaminante, y con el ODS 13: Acción por el clima, dado que el autoconsumo de energía solar reduce nuestras emisiones de CO2, mejorando nuestra huella de carbono.

En los próximos años seguiremos ampliando y mejorando nuestro parque fotovoltaico. ¡La sostenibilidad está en nuestro ADN!

 

Proyecto técnico del parque fotovoltaico

La instalación fotovoltaica para autoconsumo de la sede central de EPI Industries está formada por 244 módulos de 340 W, repartidos en dos campos, uno situado en la cubierta de la planta baja con 128 módulos, y el otro ubicado en las marquesinas del parking. La potencia instalada suma 82.960 W.

Se han instalado dos inversores de 36 kW, que convierten la corriente continua procedente de los módulos en corriente alterna, que será consumida en gran parte en las instalaciones y, en menor medida, se inyectará a la red de distribución eléctrica.

La característica más importante de esta instalación es que en el campo de la cubierta se ha optado por instalar los módulos con orientación este-oeste para optimizar el espacio ocupado en la cubierta. Esta tipología de montaje tiene como ventaja que se evitan las sombras entre módulos; se alarga la producción solar; su diseño es más aerodinámico, reduciendo la presión del viento; se reducen los contrapesos para su sujeción, reduciendo el peso en la cubierta; y se dispone de mayor densidad energética en menor espacio.

Se prevé que el 22% del consumo eléctrico anual del edificio provenga de la generación fotovoltaica. Del 100% de energía producida en la instalación, el 82% se aprovechará y el 18% se inyectará a la red. Los excedentes serán compensados en la factura eléctrica.